Primeras impresiones de la vida en Alemania

Primeras impresiones de la vida en Alemania

Después de dos semanas en Kirchheim, Alemania puedo decir sin temor a equivocarme que aquí uno puede llegar a vivir bastante bien. Parece ser que no solo se respira un aire más limpio y puro, metafóricamente esa pureza se ve reflejada a diario con las cosas cotidianas dando ejemplo en calidad de vida.

Entre muchas cosas, personalmente me ha impresionado lo bien que trabajan los alemanes; mejor que nosotros y sin estrés. La gente suele reservar sus pequeños momentos para relajarse y meditar varias veces al día; en ocasiones, ese hábito incluso se contagia en forma de energía positiva para seguir trabajando, y me encanta. Como sabéis una compañera de curro se ofreció para llevarme y traerme en coche, lo cual es perfecto porque prácticamente duermo uno hora más y llego al hotel una hora antes que el resto de mis compañeros. Cada día quedamos un la puerta del “Aldi” (un supermercado que hay cerca del hotel) y desde allí hacemos diez minutos de viaje hasta Amazon FRA1. A continuación lo bueno, imaginaos la situación: tenemos que fichar a las 6:30 AM, hora de llegada al trabajo: 5:45 AM, ¿no veis algo raro? es decir… sobra media hora, ¿verdad?. El inevitable pensamiento español llevaría a questionar “para eso me quedo en mi cama durmiendo”. En Alemania ni se te ocurra llegar cinco minutos antes al trabajo; simplemente está mal visto.

El segundo día que llegué al FRA1 me pasó algo muy curioso: cuando aparcamos el coche en el párking de la empresa lo primero que hice fue quitarme el cinturón y abrir la puerta para salir. ERROR. Al darme cuenta todos los demás trabajadores estaban dentro en sus coches, mirándome fijamente. Me pareció una situación bastante confusa, así que después de mirar atrás y ver como mi compañera me hacía gestos para que volviera al coche el instinto me dio la importante lección “donde fueres, haz lo que vieres”; y regresé al asiento con cara extraña y mil preguntas que quería resolver. La chica no pudo ayudarme a solucionar mis dudas, pues ni ella habla inglés ni yo hablo alemán; eso sí… si no llegamos a un acuerdo con gestos siempre parece que está dispuesta a ofrecerme caramelos y chicles. Es raro, no me pasa así desde que tenía seis años… además mi madre siempre (e incluso ahora) me dice que no coja caramelos de desconocidos, y partiendo de ese principio mucho menos de alguien cuyas palabras no logo descifrar; aún así me expongo al riesgo cada día. En sí, no es un caso especial, ni tampoco la primera vez que me lo hacen; creo que el caramelo simboliza un aprecio en representación a no poder entender mis palabras, o para que me calle un rato… no lo sé aún :)

Más tarde, un compañero de trabajo me aclaró que lo del coche es “el momento de relax antes de entrar al trabajo”, si no lo hicieras parecerías un maníaco con impulsos nerviosos cegado por un estrés casi mortal. La paz en Alemania es vital, la gente es muy tranquila y todo absolutamente todo está dotado de una misteriosa aura de sosiego; eso sí, cuando suena la sirena y están todos en sus puestos de trabajo parecen máquinas, ya sean las seis de la mañana o las seis de la tarde.

Las fachadas de las casas son simplemente increíbles, algunas tienen estilo carpa de pescado:

germ10

Una de las cosas que más me impresionó fue la vegetación; llena de color y vida. Los árboles en esta temporada de otoño adquieren tonalidades muy diversas (amarillo, marrón, rojo, lila, naranja, verde…), el ambiente es indescriptible, místico, abrumador. Según lo que yo he visto y sentido imaginaos un frondoso bosque donde los rayos de luz entran por escasos espacios iluminando un suelo lleno de hojas que no cesan de caer, es como una lluvia multicolor a cámara lenta donde cada detalle merece su preciada atención; las ardillas revolotean y se acercan constantemente. Sinceramente, no hay palabras para describirlo.

al3

germ11

germ12

germ13

germ14

germ15

La zona verde me ha recordado mucho a la primavera; de hecho hacía mucho tiempo que no veía tanto césped. Es curioso el contraste verde y aparentemente florido con el fondo rojizo y marrón del otoño. Muy digno de ver.

germ16

germ17

germ18

al2

al7

El contacto con los animales a veces infunde bastante respeto, más que nada porque no son del calibre que estamos nosotros acostumbrados, aquí hay ciervos y vacas pastando a todas horas, incluso alces. A veces asustan un poquito.

germ19

germ20

En ocasiones, hay casas de hasta cinco y seis pisos en altura con un enorme tejado inclinado, ésta me llamó la atención por el estilo tan característico que tiene.

germany-house

Los patrimonios y la arquitectura germánica dejan ensimismado a cualquiera.

al5

al6

al1

Algunos autobuses son “personalizables”. Algunas líneas tienen opción de realizar modificaciones en su trayecto debido a que se adaptan a las necesidades del cliente (siempre no sea de manera exagerada), con lo cual es normal ver siempre rutas diferentes. Ciertas carreteras comarcales no tienen lineas delimitadoras de carril pintadas, es solo asfalto. En principio no tiene por qué pasar nada, pero a las seis de la madrugada con niebla a muerte os aseguro que no es agradable.

El horario es sumamente diferente. Hablo del supuesto horario “normal” que en España nos lo pasamos por el forro de los c…… Cada día me levanto a las 4:30 AM para ir a trabajar; desayuno de manera contundente a las cinco y a las nueve ya tengo un hambre que me muero, hora que aprovecho para volver a comer. Al mediodía vuelvo a la carga de ingerir alimentos a las doce, y ceno a las cinco y media. Todo hay que decirlo… es extraño porque las tiendas abren a las dos de la tarde, y a partir de las 18:00 PM no se encuentra ni un alma por la calle.

Aquí se estila mucho el agua con gas, tanto que a veces es exagerado. El primer día que llegué al trabajo me dieron una botella para depositar agua (todos los trabajadores de Amazon van con una de ellas en la mano a un lado y a otro todo el día) y en la cantina tienen una mesa con chorrocientos dispensadores de agua. Resulta que por esas casualidades de la vida me equivoqué y llené mi botella de agua con gas, y no sé si es por falta de costumbre pero estaba taaaaaan asquerosa que tuve que vaciar el contenido y volverlo a llenar de agua normal. Ayer mismo, sin ir más lejos me dejé la botella en el hotel… menos mal que en el curro hay máquinas expendedoras de agua marca “Bad Brückenauer” que su nombre me recuerda al famoso “a peich, a gromenauer” de Chiquito de la calzada, jajajaja; pues bien… ¡todas, absolutamente todas llevaban gas! Eso sí… agua de todos sabores, limón, cola, mandarina…

Me quedé ensimismado con un detalle en los lavabos: el rollo de toalla para limpiarte las manos. Habéis oído bien, NO es un rollo de papel. Al parecer estiras de la toalla y al acabar de secarte las manos el mismo aparatejo recoge la toalla por detrás ofreciéndote siempre algo en condiciones para secarte o limpiarte o como quieras llamarlo. Mola mucho.

germ22

Los semáforos duran mucho tiempo en rojo para los peatones; a veces se pasan. No sé si debería visitar más lugares para comprobarlo mejor, pero en Kirchheim y Bad Hersfeld es desesperante. No exagero nada si digo que perfectamente he llegado a esperar casi cinco minutos de reloj, y a veces no sé por qué existe el botoncito de SIGNAL KOMMEN si no funciona para nada.

Y por cierto, voy a hablar de las alemanas, que por unanimidad me han pedido un análisis real del índice de “guapura”. Las alemanas no suelen estar buenas, es más… las únicas que despuntan considerablemente del resto son en mayor caso polacas, ucranianas y rusas; al menos las que yo he visto por ahora. No os preocupéis, prometo un análisis más exaustivo a final de mi cometido en este país, yo también quiero pensar que me equivoco xD

6 Comentarios

  1. Avatar
    pepe puntaso mortadela de aseituna noviembre 04, 2011

    muy buenas las fotos! y veo que vas analizando todo, aunque lo de las alemanas… bueno, se dice que las mejores de europa son las españolas, y estoy bastante de acuerdo jaajja

    espero que te vaya muy bien por esas tierras, y aver si tienes suerte y vas a japón, quien la sigue la consigue.
    por cierto, aver si le haces una foto a un alce que me molaria mucho verla.
    un abrazo!!

  2. Avatar
    Jirijuas noviembre 05, 2011

    ¡No sabia que los alemanes tenian tiempos de relax en lo referido al trabajo!
    Pensava que eran tan masocas como los japos pero veo que me equivocaba.

    ¡Un abrazo!

  3. Avatar
    Sheep noviembre 06, 2011

    owo que entretenido… gracias por contar como te a ido en el trabajo alla y toda la experiencia, lo encuentro super interesante xD

    y las fotos hermosas *-* las sacaste tu verdad????

  4. Avatar
    CjMono noviembre 09, 2011

    AMIGO!! joerrr ke pedazo de paraíso que tienes alrededor! me encantan las fotos i esa vegetación i tanto verde.. imagínate ke me mola el verde de nuestro barrio.. pues allí me muero xD muy bueno eso del cinturón i lo de los caramelos jajajajaja i espero un análisis mas concienzudo de las sardinas alemanas ya ke yo fui uno de los ke lo pedi xDDDD

    Un pedazo de abrazo David!;) ;)

  5. Avatar
    Carmencita noviembre 10, 2011

    Mirando tus comentarios, lo único que siento son unas ganas enormes de viajar por todo el mundo.
    Tu trabajo tendría que ser “viajando por el mundo y contar lo que veo” haber quien se ofrece a contratarte por ello. Merecería la pena, así los países tendrían mas turismo.

    Un besito. Guapetón

  6. Avatar
    Anonymous marzo 27, 2013

    Hola! Me llamo Paula, soy argentina y estudiante de diseño gráfico. Tengo que hacer un trabajo sobre Alemania, y quería consultarte si los alemanes, con respecto a lo cultural, tienen alguna otra característica (además de ser reconocidos por la cerveza, tener una personalidad “fría” y el holocausto). Te agradecería mucho que me contaras ya que estás viviendo allí, y tienes una visión de ese país más personal. Saludos! :)

ESCRIBE TU COMENTARIO:

Tu dirección Email no se publicará. Los campos marcados son obligatorios.*


6 × = doce