Mis primeros días en tierras alemanas

Hace dos días llegué a Alemania y desde de que estoy aquí los acontecimientos han ocurrido como “a tropezones” y sin apenas poder tener tiempo de estabilizarme y habituarme a este entorno tan diferente.

Entre otras cosas me he dado cuenta que la gente aquí es bastante reservada y un tanto misteriosa. A veces, solo a veces me siento perdido y eso es porque he venido aquí sin apenas conocer la cultura alemana así como sus costumbres; aunque es algo normal, supongo. Sinceramente no estoy nada mal, la verdad; convivo con con un chico español también y de esta manera no estoy tan solo. Hoy, hemos aprovechado para visitar una urbanización preciosa que me enamoró desde que pisé estas tierras; además el lugar en sí está muy cerca de donde vivo. Sabía que esa zona era bonita (según había visto desde la distancia) pero al llegar allí me he dado cuenta que aquello está dotado de un poderoso exotismo. Sus casas conservan la peculiar arquitectura alemana pero con una cierta dosis de frescura y agraciada elaboración. Cada hogar posee un encanto particular, cada tramo de calle es una nueva dosis de creatividad. No pude evitar sacar mi cámara y hacer fotos y más fotos.

germ23

germ24

germ25

germ26

germ27

De vez en cuando se dejaba ver la magia del sitio cuando los niños correteaban por el césped jugando, ofreciéndonos en su esencia una imagen idílica digna de película. Se trata de una urbanización de clase media-alta; todas las viviendas son enormes, con jardines interminables y lujosos vehículos, pero lo que realmente me pereció fascinante fue el hecho que todos los parkings y accesos a las casas era “casi libre”. Al darme cuenta, no tardé en recapacitar acerca de todo lo que estaba ocurriendo: “estábamos entorpeciendo el ambiente”. Presté atención, miré atrás y de una casa apareció un señor que saliendo a la calle se plantó cruzado de brazos mirándome con cara de pocos amigos. Sabía qué pensaba, no era difícil deducirlo, pero yo tampoco había hecho nada malo. Dejé la cámara quieta y decidimos continuar con normalidad nuestra ruta turística intentando no levantar sospechas, aunque era difícil no hacerlo, sobretodo cuando todo el pueblo parece que conspira sobre ti y no tienes escapatoria. Las casas, hasta juraría que están conectadas vía WiFi o algún tipo de tecnología alemana entre ellas; más que nada porque allá donde íbamos frecuentaban las típicas abueletas que miraban de reojo desde la ventana y cuando te dabas cuenta de ello no tenían otra idea que cerrar la cortina de forma descarada llevando mi nivel de insensatez a límites insospechables. Consideramos abandonar el lugar, era lo mejor xD.

Un poco más tarde, un Audi negro se detuvo ante nosotros, y del coche salieron dos hombres vestidos de paisano que se dirigieron a nosotros al tiempo que decían: POLIZEI! Nos exigieron explicaciones, así que, argumentando pudimos aclarar el asunto. Nos comentaron que se trata de una urbanización con mucha seguridad y es normal avisar a la policía cuando algún extraño interfiere en la zona. Después de revisar nuestra identificación y ver las fotos de la cámara (que por cierto, hasta ellos se cachondeaban con las imágenes) nos fuimos con unas risas de escándalo y fuimos a comprar comida para el hotel. Aquí la comida es realmente barata, sobretodo el chocolate y la cerveza.

También, menudo día de papeleo… pero… ¡ya estoy empadronado en el ayuntamiento! Aquí muchas oficinas y entidades también conservan la típica fachada y arquitectura alemana, lo cual me ha llevado a cuestionar la credibilidad de muchos lugares. Esto es el ayuntamiento:

germ28

Y esto, el banco donde me he abierto una cuenta (necesario para que me paguen) pues parece ser que en mi trabajo sólo pueden ingresar la nómina en una cuenta de banco alemana:

germ29

Aunque parezca mentira, el banco Sparkasse es uno de los más prestigiosos de Alemania. Lo que sí me ha llamado la atención es la cartilla; ligeramente diferente a la española. Para empezar es muuuucho más grande y ¡viene vacía!… quiero decir… no contiene papeles por dentro; únicamente es un cartón con dos hebillas que cada vez que realizas alguna transacción o movimiento el banco te da un recibo o justificante que se va almacenando dentro. Curioso…

germ30

germ31

Desde luego, a pesar de ser casi noviembre aquí se nota mucho más el frío. Actualmente frecuenta unos dos grados centígrados de media y eso hace que me plantee el hecho de abrigarme de verdad en invierno. Eso sí, en diciembre tiene que ser una pasada porque todo esto es una mezcla entre la navidad americana y el paisaje canadiense; sin duda, las tradiciones aquí son muy características. Tengo muchas ganas de ver y sentir cosas preciosas que espero nunca más pueda borrar ni irremplazar. ¡Por ahora a disfrutar!

4 Comentarios

  1. Avatar
    Anonymous octubre 25, 2011

    Iep bujarre!!!
    Me alegro que esté siendote fácil el principio en el pais germano!
    Cómo os entendieron los polis? Supongo que sabrán inglés la mayoría.
    Cuidate y abrigate mucho por ahí! A ver si hablamos un día de estos y me cuentas que tal todo lo demás!
    Your Saap ;)

  2. Avatar
    Carmencita octubre 26, 2011

    ay…ay… que casi me lo entran en el calabozo alemán…..

  3. Avatar
    DaveKun octubre 26, 2011

    Jejeje!! Los polis sabían ingles (un poco)

    Jajajja Carmencita, está todo controlado, si yo soy muy bueno… jaja

  4. Avatar
    Jirijuas octubre 26, 2011

    ¡Vaya aventura nada más empezar!
    Espero que todo siga bien y que no te confundan más con un criminal jeje.

    ¡Un abrazo!
    Jirijuas

ESCRIBE TU COMENTARIO:

Tu dirección Email no se publicará. Los campos marcados son obligatorios.*


2 + = seis